El toreo es un arte

Entre los colectivos animalarios empeñados en desprestigiar la tauromaquia no es raro encontrar la consigna de que el toreo no es arte, generalmente bajo lemas como "la tortura no es cultura", "Si el toreo es arte, el canibalismo es gastronomía", etc. El argumento no sólo contradice la realidad de una práctica que se atiene a reglas, hace uso de innumerables recursos plásticos, esta repleta de rituales, ha enriquecido nuestra lengua y va asociada a una producción histórica relevante de pintura y literatura, esta razón también nace del error de confundir lo bello con lo bueno.

El toreo es arte, y a juzgar por el éxito de la literatura que produjo Issei Sagawa comerse a una holandesa también. Si cocinamos a una persona de formas elaboradas e imaginativas y proyectamos esa afición a otros ámbitos artísticos el canibalismo también es arte culinario. Igual podemos decir de las luchas y las matanzas de humanos en la guerra, y de tantas otras prácticas violentas que elaboradas con ingenio, finura y buen gusto se convierten en arte y, sin dejar de ser crueles y sangrientas, pueden producir una cultura tan destacada como poco recomendable.El dibujo se titula "La cogida" y es de Pablo Picasso

Entradas relacionadas:

7 comentarios:

A.S.Humanes dijo...

Saludos,
No hace mucho leí un interesante correo que criticaba el hecho de que el toreo fuera un arte. Por lo visto, los toros ya de por sí han sido torturados antes de entrar en el ruedo para que presenten su carácter más agresivo.
En mi opinión, el toreo me recuerda a la época de los gladiadores. La gente disfruta viendo sufrir al animal ante una muerte inminente como lo hacía antes con una persona. En especial aquellos que aspiran a clase alta tratan de simular que les gusta, quizás esa ausencia de personalidad hace que se nos siga viendo como país de toros y mujeres vestidas de gitana. Una lástima...pan y circo.

A.S.Humanes

P.D: actualmente la idea de circo creo que es más asociable al fútbol.

Heli dijo...

Pues si que se sostiene que el toreo no es un arte. Pero lo que llego entender de ese argumento es que el arte tiene necesariamente que ir asociado con la ética (lo correcto, lo bueno) e incluso asociado a la educación, como vehículo de "la verdad" y los más altos valores morales del momento. Y seguramente en la cabeza del artista y de la sociedad que le rodea se busca eso mismo (aunque sea mediante "engaños" como en el teatro), esa asociación en la cabeza de la gente es real y conveniente, y el arte tiene entonces el sentido social de formar a las personas y cohesionar a "la tribu". Pero si uno se sale de ese enfoque o el arte se sale del enfoque ético del momento histórico (como ha pasado con la tauromaquia) entonces se puede ver que existe arte obsoleto y arte destructivo. En este sentido los combates de gladiadores seguían unas reglas y unos ritos (inicialmente creo que se hacían en los funerales de personajes notables), desarrollaban las "artes marciales" y una producción artística en indumentaria, en orfebrería, en pintura, etc. Probablemente hasta la gente culta de la época elogiaba los combates como ejemplo de valores como la audacia, la virilidad o el belicismo con los que se había extendido la sociedad romana, seguramente muy parecido a como Tierno Galván o García Lorca elogiaban el toreo como transmisor de cultura y buenos valores (ver en la Wiki en la entrada sobre tauromaquia). En fin, a lo que voy es que puede existir un arte y una intelectualidad y sensibilidad muy elaboradas sobre aficiones sanguinarias y espantosas o, que al menos desde nuestros valores morales encontramos terroríficas, bárbaras y del todo injustificables.

Anónimo dijo...

La gastronomía es un arte.
Curiosamente los movimientos antitaurinos miran para otra parte cuando se trata de la vida de tortura a la que se condena al ganado y las aves para consumo humano. Me parece muy bien que se quiera abolir las corridas de toros, pero es una postura absolutamente hipócrita protestar por el toreo e ignorar las factorías de muerte y sufrimiento que son la industria cárnica y avícola. Las corridas de toros son apenas una gota en un inmenso y horrible océano de sangre animal.

Si ponemos el apellido "de lidia" a un animal, lo convertimos en objeto de controversia y veneración, no como los demás animales que por no tener ese aristocrático apellido tienen bien merecido su siniestro destino.

Manifestémonos contra la absurda fiesta de los toros, pero luego no seamos tan hipócritas como para seguir consumiendo pollo, carne o la leche del café.

Algunas holandesas, por cierto, están muy buenas. Para comérselas.

Heli dijo...

En cuanto colectivos o asociaciones la mayoría de movimientos antitaurinos se encuentran dentro de un conjunto más grande de grupos ecologistas y animalarios que luchan contra la caza y el maltrato o la muerte de animales para la alimentación, y que además suelen promover una dieta vegetariana. Generalmente los movimientos antitaurinos pertenecen a estos colectivos, que tienen proyectos mucho más amplios que abarcan la preservación del medio, de la fauna y los derechos de los animales y que nos regalan terroríficos vídeos de cerditos en mataderos. Por supuesto no significa que todos los individuos antitaurinos sean militantes de esos grupos ni mucho menos que vayan a compartir sus ideas sobre nuestra relación con el resto de bichos del planeta. Yo sin ir más lejos no las comparto (o no todas). Pero creo que hay una gran distancia moral entre un cazador eficiente y un torturador profesional de animales, igual que entre un tipo que se deleita con el sádico espectáculo de una corrida y el antitaurino que se prepara para engullir la hamburguesa que ha comprado en el hiper. Practicar el carnivorismo no anula la empatía por el resto de las especies ni el interés por mejorar el trato a los animales domésticos que se destinan al consumo. Seguro que la mayoría los antitaurinos comedores de pollos y vacas deglutirian más felizmente si los animales que se zampan sufrieran lo menos posible al morir y tuvieran una vida más confortable. Y en ese punto creo que su crítica esta justificada, pues aun se lucha bastante poco por mejorar las condiciones de vida de los animales que van a ser sacrificados. Sin embargo no creo que sea absolutamente hipócrita mostrarse antitaurino y a la vez ser omnivoro. Yo soy prohamburguesa, violentamente prohamburguesa, creo que todo lo que corre y vuela debe ir a la cazuela (o casi), pero no me veo más hipócrita por estar contra el toreo que un vegano animalista. Me reconozco devorador insaciable de un montón de especies de animales muertos... y vivos. Pues no pocos rizópodos, esporozoos y artrópodos caen inadvertidamente en mi panza todos los días igual que, por cierto, acaban en la tripa de los vegetarianos y allí mueren en indescriptible pero discreta y silenciosa agonía. Y es que estamos todos condenados a ser omnívoros. Por eso lo que usted exige es instaurar el "reino de Dios" en la Tierra para poder empezar a criticar la tauromaquia (como los dibujillos evangélicos de leones pastando junto a cebras). Es fútil intentar el veganismo o pretender extender los "derechos humanos" al resto de la fauna (o esperar a que llegue el reino de Dios) para reconocerse cabalmente en contra de una tradición que hace una fiesta del martirio de un animal. Ademas de que son objetivos improbables, es muy discutible que sean convenientes. Y para mi son requisitos perfectamente innecesarios, ya que es el carácter público (festivo, elaborado y artístico) generador de cultura de la tauromaquia y no tanto la muerte de los toros lo que justifica realmente ser antitaurino.

Almudena dijo...

¡Qué guay! Me has dado una idea para un artículo. Mucha gente olvida que hasta los nazis crearon "arte" intentando reflejar sus valores e idealizarlos. Cuando se lo plateas, se produce un cortocircuito muy curioso (cultura=buena, nazis=malos... ¡fail!). Por eso mismo, también pienso que una decisión estética implica hasta cierto punto una decisión "moral". No es coherente declararse de izquierdas y alabar películas en las que EEUU salva el mundo, por ejemplo. Y, por las mismas, pienso que todo artista tiene cierta responsabilidad.

Yo dijo...

Como no os da vergüenza decir que matar a un animal indefenso es arte?

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta