Trabajando en la nube

Los pacientes lectores recordarán que en mis tiempos mozos hice una entrada un poco rollo sobre la redacción con el Firefox, y el feliz abandono del software inflado de procesamiento de texto. Me refiero a esos programas superpesados engordados durante años con millones de "utilidades para la empresa" que retrasan la carga y hacen zumbar como loco el ventiladorcito del portátil. En realidad uno sólo quiere escribir y que a lo sumo le avisen de las faltas de ortografía, no necesita clips con ojos saltando por la pantalla ni cuatropecientos millones de dispositivos para maquetar, implementar hojas de calculo, introducir bases de datos, etc. Acompañaba el escrito la legendaria imagen del Firefox tuneado, y venía a decir lo cómodo que empezaba a ser no tener que salir del navegador para abrir otros programas.

Bueno pues además de redactar con el Firefox hace unas semanas que lo vengo haciendo (a la vez) con el editor de Google Docs, y gestiono carpetas y documentos en su nube. La nube significa miles de computadores en red que mantienen flotando en Internet a Google y sus cosas. Una de esas cosas es Google Docs. Con esta herramienta los textos ya sólo pasan de tarde en tarde por los archivos de mi Sistema Operativo como copias de seguridad, por si ocurre que la nube adquiere consciencia de si misma e inicia un conflicto nuclear mundial para exterminar a los humanos o caso más improbable: me desaparece la cuenta de gmail.

Las ventaja de todo esto es que no hace falta ir a cuestas con el pendrive cuando tienes que trabajar con varios ordenadores, que bien pensado si mides seis centímetros es como cargar con un frigorífico. En la nube manejas los mismos archivos que aparecerán ubicuos en cualquier computador siempre que exista acceso a Internet. También es posible compartir los archivos con los contactos, para que ellos los lean o los modifiquen desde su Google Docs. Y seguramente se pueden hacer más cosas en equipo. Me queda rato para descubrir todo el potencial del sistema, pero de momento "las nubes", o el "Supercomputador mundial" dicho en términos del siglo XX, va a ser un fenómeno muy interesante para el futuro del teletrabajo, y ya aligera y simplifica las cosas para humanos y máquinas.

Un amable directivo de Google en el futuro, cuando toda la humanidad trabaje en su nube.

4 comentarios:

Chichipio dijo...

Y me avisa ahora que me compre mi ultra pendrive USB de 16Gigas indestructible?

Hablando en serio... he probado GoogleDocs, y otras herramientas que tienen ahi, y son de no creer...

Ya casi alcanza solo con un sistema operativo

Familia Nudista dijo...

El creador de Mandrake, ahora tiene un nuevo proyecto llamado ulteo http://www.ulteo.com/home/es/home en el que nos encontramos, además de sincronizaciones, backups, escritorios virtuales y otras maravillas, el OpenOffice COMPLETO y sin tener que estar instalado en el ordenador.

No me extraña que Microsoft esté pensando abandonar el mundo de los Sistemas Operativos (¿aceptamos güindos como sistema operativo?) y empiece a pensar en un software de web.

Heli dijo...

Impresionante. Creo que voy a transferir mi cerebro a ulteo. Me he pasado la mañana investigando y abriendo cosas en su escritorio.

Gracias maese Arturios :o)

Malayerba dijo...

Poder trabajar en tu lugar de residencia habitual debe ser muy confortable, es cierto.

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta