Limite de velocidad

Aunque seguramente el límite genérico más sorprendente desde el punto de vista de la seguridad y la protección de la vida sea el límite en vías convencionales o sin desdoblar: si los vehículos modernos sólo ofrecen niveles aceptables de seguridad en caso de choque frontal (el más peligroso en dicho tipo de vías) a velocidades de hasta 65 km/h aproximadamente, ¿por qué se permiten límites de velocidad de 90 o 100 km/h? ¿Porque si fueran más bajos “llegaríamos tarde”? ¿O porque nos dormiríamos todos si circuláramos más despacio? ¿O porque confiamos en que en caso de emergencia podremos frenar en el último instante antes de la colisión y reducir la velocidad de impacto por debajo de dichos 65 km/h? En realidad la respuesta es otra: porque hemos decidido, todos nosotros como sociedad, autoengañarnos y sacrificar un cierto número de vidas a cambio de llegar antes, de tener más tiempo para hacer más cosas al llegar al destino o de visitar más lugares, de ser más productivos, de abaratar los costes del transporte (en la sociedad del derroche y el consumismo)…

Jesús Monclús

Límites genéricos en vías convencionales: El riesgo cotidiano


Encontrado gracias a otra entrada muy buena:

Otra vuelta de tuerca sobre límites de velocidad (y2) Conductores ni ágiles ni seguros, sino autoengañados

Entradas relacionadas:

2 comentarios:

Josep Camós dijo...

Hola y gracias por el "empujón" que le has dado al post. La verdad es que este fragmento de Monclús me cautivó en cuanto lo leí, por su claridad y su objetividad.

Autoengañados, sí, lo que yo te diga...

:-/

Heli dijo...

Las dos entradas me han gustado mucho. Siempre me he preguntado en base a que criterios técnicos se fijan los límites actuales cuando una buena castaña a sólo 30 km/h te deja hecho un estropajo.

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta