Cocinas y hornos solares

En Alitas de Dragon el ecoblog de referencia, hay una entrada muy interesante sobre hornos solares. Hace unos meses me interesé por el tema de la cocina solar. Navegando vi que no era muy difícil construir uno, así que decidí montarlo en la terraza. Bajé unos planos de internet en un pdf, y aun no he pasado de la fase de proyecto, porque de ninguno de los diseños saldría un horno tan grande como para que quepa con holgura un jabali. Aquí un horno solar típico, en este apenas cabe un pollo (un pollo de gluten, claro):


En principio un horno solar se hace hasta con una caja de cartón y el cristal roto de una ventana pero siempre se puede mejorar, y yo quiero un horno grande, o por lo menos lo suficientemente grande como para que quepa un lechoncito o un diplodocus pequeño. De todas formas cualquier solución al problema seguro que se encuentra en la red, porque existen infinidad de modelos de hornos. Sobre las cocinas solares, que también hay un montón de variedades, es muy curiosa la cocina Bowmans/Bernard/Devos. Parece que la Devos (foto abajo a la derecha) es la variante última y más eficiente de la evolución de este tipo de cocinas (dibujo):


El problema es que el último modelo de esta cocina, el Devos funciona, como se puede apreciar en las fotos, con un concentrador relativamente grande y precisa de un espacio amplio donde los rayos del Sol no sean obstaculizados durante su uso. No tiene mucho sentido para los urbanitas que viven amontonados en edificios.


A la izquierda uno de los primeros modelos del profesor Bernard, a la derecha la cocina Devos que tiene mejor diseñado el concentrador.

Sitios interesantes:

4 comentarios:

Atlas cocina solar dijo...

Mas planes de cocinas solares y hornos solares aqui ;) http://atlascuisinesolaire.free.fr/indexES.htm
y tambien hay recetas, experiencias, es muy interesante!

Saludos!

Anónimo dijo...

Las cocinas solares están muy bien, pero no sirven para calentar la cena o prepararse un desayuno en invierno por falta de sol. Nadie es perfecto. Pero hay un tipo de cocinas relativamente populares entre los senderistas americanos y absolutamente desconocidas en España que son los hornillos de gas de madera. No son demasiado difíciles de construir haciendo bricolaje (se necesitan unas pocas latas de conserva de las grandes, una taladradora, alambres, tela metálica y poco más) y tienen un rendimiento sorprendente. En YouTube hay muchos tutoriales para construir hornillos de gas de madera, en inglés algo así como wood gas stove.
El principio por el que funcionan es el mismo del españolísimo gasógeno que en la postguerra (años 40-50 del siglo asado) se utilizaba para que los coches pudieran funcionar con leña en vez de gasolina, extrayendo de la madera un hidrocarburo gaseoso que podía carburarse y hacer detonar en la cámara de combustión de un motor de automovil.
En el infiernillo de gas de madera, se extrae el gas de la madera mediante una combustión controlada, y ese gas es el que sirve como combustible para cocinar. Son sencillísimos y realmente ingeniosos, y su poder térmico es superior al de un hornillo de alcohol, se acerca mucho al rendimiento del gas butano.
Para producir el gas se necesitan astillas de madera, o cáscaras de almendra, o de mani, o serrín y agujas de pino con posos de café... vamos, que saca gas casi de cualquier cosa medianamente leñosa de origen vegetal.
Hay incluso, algún video que explica cómo obtener el gas y almacenarlo en un depósito para utilizarlo cuando convenga, pero esos montajes son un poco más complicados (sólo un poco) y hay que hacerlos a la perfección, con acabados profesionales ya que se trata de un gas extremadamente inflamable, que debe ser almacenado con la misma seguridad con que almacenamos el gas doméstico comercial.

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta