Pollo de gluten

Todos queremos ahorrar sufrimientos a los pobres bichos y además llevar una dieta saludable. Para no pasar hambre en ese noble propósito y seguir manteniendo el alto nivel de calidad en nuestros platos el aliado perfecto es el gluten. El gluten es un sustituto inmejorable de la carne en la cocina vegetariana. De un poco de harina bien lavada se obtiene una masa dúctil y maleable: el gluten. Algo de maña en modelado de plastilina o papel maché y transformaremos la masa resultante en cualquier criatura que pretendamos zamparnos. En este caso he elegido modelar la figura de un pollo que, a continuación, meto en el horno (donde se inflará un poco). Finalmente y recién calentito "pintamos" las patas y las crestas con tomate frito en grasa de ballena. Con unas cuantas especias espolvoreadas sobre el pollo y una buena salsa de tuétanos bovinos los comensales no percibirán la diferencia entre la volatería tradicional (tradicionalmente viva) y nuestro pollo de gluten.

1 comentarios:

Chichipio dijo...

Suena muy lindo, pero es repugnante... Hablo con conocimiento de causa.

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta