Lo auténtico

Otro de los peores enemigos de la humanidad, después de Disney, son las guías de turismo alternativo, tipo routard, lonely planet, etc y su manía por lo “auténtico”. Me explico. Al parecer, los 14 españoles desvalijados iban en un “autobús”. Ejem. ¿Autobús? ¿En Senegal? ¿De qué coño me están hablando? Allí sólo hay dos tipos de autobuses: unos Tata roñosos que circulan (es un decir) por Dakar y los ñaka ñe (o algo así) que son unos pintorescos omnibuses decorados con todo tipo de graffitis, incluyendo abundantes al hamdu lillah… Lo de alhamdu lillah (gracias a Dios) es apropiado en este caso porque cada vez que una ñaka ñe llega a su destino es por la misericordia de Allah, si tenemos en cuenta su estado y la cantidad de fulanos que van subidos… Pues bien, no es raro ver toubabs (blancos) en ñaka ñes de esos. ¿Por qué? Yo se lo digo. Evidentemente, no es por ahorrar, por que en Dakar te coges un taxi por el precio de un ticket de metro… Es porque los ñaka ñes son de colores, están llenos, huelen mal…en una palabra: son “auténticos”. Y nada atrae más a los amantes del Coronel Tapioca que la “autenticidad”… Por eso van disfrazados, claro… Ya me imagino la situación: 14 “ecoturistas” españoles, todos con sus chalecos multibolsillos que deben pensar que además son bulletproof, las chicas con sus trencitas recién hechas en la isla de Gorée, con sus tambores, estatuas y demás artesanía made in china…Y entonces van y descubren que se puede ir en bus hasta Ziguinchor…wow, superauténtico, vamos a estar 27 horas en un autobús roñoso, que no pasaría la ITV ni en las islas Caimán, que huele a perro muerto y conducido por un fulano que ni tiene carné ni le importa, porque total, no sabe leer, así que ya me dirás tú que más le dan las señales… Y hala, pa’Ziguinchor…Luego pasa lo que pasa… yo a esta gente les diría que en Senegal también es muy típico pillar el cólera o la malaria; ya que quieren emociones fuertes y recuerdos para toda la vida…o un sidazo, que  eso sí que es auténticamente africano…

Me cago en el Coronel Tapioca

Parte de una entrada revertiana de Mutawakil en su blog ma sha allah !

Los "tata roñosos" son los "los rápidos", unos autobusitos para ciudad y distancias medias también conocidos como "ataúdes voladores". Entre ese tipo de autobuses hay modelos un poco más grandes, que cargan más viajeros y los llevan más lejos, digamos que son de "larga distancia", pertenecen a la familia Hadji Ndiaga Ndiaye, por eso se llaman Ndiaga Ndiaye, y deben ser los "ñaka ñe" que nombra el autor del texto.

5 comentarios:

Te amo, espíritu mío dijo...

Se equivoca. Disney es uno de los mejores amigos de la humanidad, especialmente el de los espíritus infantiles.

¡Saludos!

Heli dijo...

Pues no se que opinará exactamente Mutawakil, pero cuando yo era pequeño no las pasaba demasiado bien con el Disney de los primeros tiempos (claro ustedes los jóvenes no han visto "Pinocho" en la oscuridad de una sala de cine). Sus películas tienen el "no-se-qué" inquietante de las primeras animaciones (de Disney o de la Warner o de cualquier otro) unido a que se basa en cuentos populares, que en sus versiones más antiguas eran de mucho miedo y algo de eso dejan translucir los films. Después la industria Disney se hizo gris y conservadora, luego políticamente correcta y perdió la magia y el terror. No obstante me lo pasé bien viendo "Buscando a Nemo". Un gusto tenerla por aquí. :)

Alea dijo...

Revertiana se referirá a Perez-Reverte y no Javier Reverte, este último a pesar de ser un viajero inveterado no acostumbra a despreciar a las demás personas que viajan.
Así como Manuel Vicent escribe cada primavera una crítica anti taurina Perez-Reverte escribe cada verano su crítica anti viajeros, a los que llama despectivamente turistas.
El motivo que subyace bajo sus despiadadas criticas es el clasismo, lo que odia es la popularización ( él le llamara masificación ) de los viajes. A su juicio los viajes deberían estar limitados a unas pocas personas, a una elite. Para esto nada mejor que mantener los viajes a precios inasequibles.
La gente le estropea el viaje, no puede disfrutar en solitario, con la exclusividad que su categoría merece de la tranquilidad de sus exóticos destinos, allá a donde llega otros han hollado su terreno y no hay manera de hacerse fotos sin que aparezcan en ellas esos indeseables turistas que han osado allegarse hasta allí, ya no es recibido con la expectación que el viajero ocasional produce en los autóctonos ni hay manera de poder escribir una crónica que haga pasar envidia o causar admiración en sus lectores, tarea imposible si el vecino del tercero puede contar la misma experiencia. Eso para un clasista es intolerable y por eso ataca con ferocidad a los " cualquieras " que pretenden disfrutar de lo que hasta hace poco era una actividad reservada a unos pocos privilegiados.
En este caso en concreto además yerra en cuanto al destino. Senegal es un destino turístico de lo más civilizado, no es un destino Coronel Tapioca. La Petite Cote de Senegal ha sido desde hace muchos años un destino turístico seguro y occidentalizado , con hoteles de 4 y 5 estrellas considerados balnearios por los franceses desde la época de la colonización, con servicios habituales de los destinos turísticos más confortables, campos de golf etc y si, también con autobuses turísticos con aire acondicionado.
Pero claro, si hay que cargar contra los viajeros cualquier excusa sirve.

Heli dijo...

Bueno la entrada que copio no es de Reverte, sólo la encuentro revertiana. Pero es que las entradas del bloguero Mutawakil me parecen un poco revertianas. Ahora mi opinión es que no ataca tanto el turismo como la tapiosidad del turista, que es algo así como el intento penosillo e insensato, y también chapuceramente elitista, de diferenciarse de la idea del "turista guiado" o "turista en grupo" que va a sitios acondicionados por la hostelería de los aborígenes. Como dice el bloguero, en Senegal el tapioca puede perfectamente ir en taxi (y sin duda en autobuses bien acondicionados), pero eso ya lo tiene en España y lo que busca es algo diferente (auténtico, genuino, extraño o arriesgado) que lo diferencie del resto de turistas. Uno es tapioca cuando, sin renunciar a la seguridad de tener una visa y un cajero en cualquier lugar de la India, hace la pirula de bañarse en el Ganges mientras ve pasar a difuntos flotando río abajo, o es tapioca cuando se pierde por el Himalaya y llama por el móvil exigiendo a la embajada de su país que le envíen un helicóptero. Los tapiocas pueden muy bien generar gastos de salvamento astronómicos, propagar enfermedades o hacer cualquier otro desaguisado gigante, precisamente por su deseo de diferenciarse de la masa de turistas, que se arriesgan sólo en cosas como comer pollo al curry en alguna tasca india dudosa.

Alea dijo...

Ciertamente hay personas que adoptan conductas de riesgo muy alegremente para clamar pidiendo auxilio y la movilización del ejercito cuando las cosas se ponen complicadas, pero no tenemos que buscar entre los turistas para eso. Los admirados montañeros a los que cuasi se reverencia y se les cataloga de héroes hacen lo mismo: http://www.elpais.com/articulo/pais/vasco/Haciendo/cumbre/elpepiesppvs/20100529elpvas_17/Tes .
De cualquier forma es como poco aventurado y prejuicioso suponer que esos turistas estaban fuera de las rutas para turistas cuando fueron "desvalijados" con el único dato de que iban en un autobus en Senegal. De entrada 14 turistas juntos suena mas a grupo organizado de los que llevan cual rebaño que a aventurados buscadores de " lo autentico". Por otro lado atracos a coches, taxis o autobuses se han dado en autopistas españolas y no hace mucho (acordarse de la banda de los peruanos).
Insisto el artículo tiene un tufillo prejuicioso.

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta