El rey se rompe

No parece improbable que, de una u otra forma, el monarca haya conseguido abatir especímenes de todos los grandes mamíferos. De entre esos animales existen los que no se pueden tratar como piezas de caza, por eso tampoco debía haber alardeado de matar a un elefante. Los elefantes son demasiado grandes, y sentimos admiración por los bichos grandes, incluso aunque se nos coman: no hay niño que no quiera tener un tiranosaurio en su jardín. Sin embargo el elefante no se come a nadie, en el imaginario colectivo de occidente es un ser poderoso e inteligente, pero apacible. Y también es un dios.

El elefante es una deidad, y no sólo en la India es un dios, en occidente es un icono cultural potenciado por las producciones artísticas y las políticas ecologistas del último siglo. El elefante es un tótem de nuestra época. Pasar de asimilar que los campechanos se cargan ciervos a aceptar que puedan matar elefantes requiere abatir un gran tabú. Por lo tanto fotografiarse con elefantes tratados como "trofeos de caza" es ir mucho más allá de la blasfemia. Si durante la misa el rey salta sobre un obispo y hunde en su corazón un crucifijo de plata no habría horrorizado a mucha más gente que matando a un elefante.

1 comentarios:

Pamela dijo...

Hey!
¿Qué tal? Espero muy bien.
Estuve mirando tu sitio, y me parece que es muy interesante. Me parece que te puede interesar una página que también estuve visitando hace poco y tiene mucho material atractivo.
Se trata de una biblioteca de aplicaciones, con featured apps y un montón de cosas que te van a gustar.

Yo que tú me doy una vuelta, te dejo el link por si quieres chequearla y buscar apps: http://www.featuredapps.com//

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta