Gente pobre feliz

Pero es como esta gente que envidia sobremanera a los pobres niños tercermundistas porque son más felices que nosotros... pues joder, píllate un billete de ida a Uganda y ya está. ¿Dónde coño veis el problema? Lo complicado es hacerlo a la inversa, hombre.

Jezabel metiéndose en su blog con algún desdichado me recordó dos ocurrencias que suelen surgir en la mesa durante el postre. La primera es que los desarrapados de los países pobres viven más felices que los ciudadanos de las sociedades ricas porque no son tan materialistas, y gracias a la consolación que les proporcionan sus valores espirituales aunque mueren más y de formas más horripilantes, mueren mucho mejor. Esto revela porqué los pobres de África no encuentran motivos para arruinar su vida vendiendo CDs en las calles de nuestras urbes o porqué los asiáticos siguen apegados a sus milenarias tradiciones y todo lo que nos viene de China o Japón consiste en abanicos y especias, explica también cómo es que los españoles estamos regresando al campo a azuzar burros y a levantar capillas de adobe.

La segunda ocurrencia en realidad es la misma, pero enmarcada en un periodo imaginario del pasado. Supone una antigua e incierta "edad dorada" en la que existían menos recursos y tecnología, pero donde la gente era mejor, más genuina y natural, más buena y gentil gracias a que mantenían intactas tradición y espiritualidad, esto último, según gustos se situará en el catolicismo tridentino del siglo XVI, el cristianismo del siglo II, el chamanismo de las tribus indias, la wicca celtoide o los cultos atlantes de nuncajamás. Con la crisis nos vamos convirtiendo en una sociedad pobre y solariega, donde la gente se decantará más que por la sensatez, la prudencia y la frugalidad por el ascetismo, el misticismo y la tradición, seguro que estas ocurrencias vuelven con más ímpetu a nuestros postres.

Yo serviría siempre el café y los postres con una entrada en particular de La pizarra de Yuri.

2 comentarios:

Radagast dijo...

Un gran rescate, el del post de Yuri. Hay gente que, simplemente, no se da cuenta de nada, ni de lo que tiene delante, ni de lo que ha dejado pasar hace cinco minutos... ni mucho menos de lo que pasó hace 5 años y no digamos ya 50 o incluso 500.
Siempre es más verde e prado del de al lado. Pero más verde incluso cuando se imagina el pasado, porque de memoria la gente anda muy escasa, je.

Heli Pérez Sánchez dijo...

Recuerdo a un señor de mediana edad que un fenómeno estocástico hizo aparecer en mi casa (gracias a una amiga), bueno pues vio que tenía una figurita de un sarcófago egipcio en una estantería, y me preguntó muy dicharachero si es que a mi también me interesaba el tema ovni. :(

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta