#acampadasol

Ayer colisioné con Madrid a demasiada velocidad, pero conseguí atravesar la megalópolis por su centro y mirar lo que se cuece en la #acampadasol. Fue durante un tranquilo momento del medio día en el que parecía que había más turistas como yo tomando fotos y vídeos de los manifestantes, que manifestantes. De todas formas eramos un montón, y durante el rato que estuve se fueron amontonando cada vez más personas. Aunque me ponen nervioso las multitudes ésta en concreto no dio problemas. Es notable como se ha logrado organizar el lio tan espontáneo de humanos, toldos y tiendas que hay en la plaza. Sólo se oía hablar de política, pero el ambiente era el de una pacífica y alegre feria de gnomos de jardín, aunque con un contenido más interesante.

Dentro del caos de personas en movimiento había voluntarios afanados en barrer la calle y recoger desperdicios como buenamente podían entre el enorme flujo de turistas, algunos más preocupados en hacerse fotos para la posteridad que en facilitar la tarea de los voluntarios, también vi a manifestantes pintando carteles, levantando puestos, gestionando papeles de protesta y preparando la manifestación de la tarde, incluso había personas cuidando de una guardería. Me fui contento, porque pocas veces pisa uno momentos históricos de esta magnitud. Ojalá sea el principio de una larguísima paliza a todos los políticos corruptos y empresarios sin escrúpulos que se han propuesto meternos en la república popular china planetaria.



El vídeo es parte del ratito que estuve paseando por Sol.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde la capital se ven las cosas de otra manera. Mayormente, el chabolario de Sol ha sido un agradable lugar para pasar las noches del viernes y el sábado pudiendo consumir alcohol en la vía publica sin miedo a los municipales y sin tnern que pagar los precios tirando a altos de los bares de Huertas (barrio de baretos de copas cercano a Sol), con temperatura agradable y buen ambiente. Poco más.
Pero hay que reconocer que los indignaditos, finalmente, han conseguido su objetivo de contagiar la indignación a una buena cantidad de ciudadanos: los tenderos, taberneros y trabajadores de los locales comerciales del barrio comienzan a estar desesperados porque desde que llegaron los indignaditos, su medio de vida se va a freir espárragos. Están indignados porque se van a quedar en paro como siga la "revolución"; que de momento se va a quedar otra semanita.

Heli dijo...

Estaría bien tener datos sobre eso, porque quizás pasa al revés de lo que dices. Sol ahora recibe montón de visitas, a causa de la acampada, de turistas como yo que no van a quedarse y que no tienen otro motivo para pasar por el centro de Madrid más que presenciar el evento. Es posible que esa gente no haya previsto llevarse tarteras, ni botellitas y no vaya con intención de pedirles comida o bebida a los acampados. Yo me zampé un abundantisimo refrigerio en un local de la zona y no lo encontré vacío precisamente.

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta