Ley de difamación en Irlanda

La nueva ley que les han colocado a los pobres irlandeses define como blasfema una expresión que sea "tremendamente abusiva o insultante en relación a una materia tenida como sagrada por cualquier religión, que cause indignación en un substancioso numero de seguidores de esa religión" (fuente El País). Esta ley es un disparate inoperante, pero abre una puerta peligrosa. Atacar ideologías y personajes ficticios o de dudosa existencia quizás sea de mal gusto, pero no puede convertirse en un delito.

Las leyes que buscan proteger a las personas de oír expresiones incómodas sobre sus ideas censurando a golpe de sanción económica o de cualquier otro castigo son, además de peligrosas, bastante inútiles en una democracia liberal. De hecho si fueran de alguna utilidad no podríamos decir que nos encontramos en una democracia, sino en algo más parecido a esos regímenes totalitarios que las dictaduras comunistas llamaban con optimismo "democracias populares". En una democracia más o menos razonable este tipo de residuos totalitarios deberían quedar aplastados por un derecho mucho mayor llamado libertad de expresión. Aun así manteniéndolos ya damos pie a que unas cuantas ideologías consigan un reconocimiento legal anómalo e injusto sobre todas las demás, eventualmente inútil pero que siempre va a dar problemas. Y esto ocurrirá porque la ley no tiene por qué limitarse a actuar sobre el pobre irlandés lenguaraz, que al ver su auto chamuscado por un gamberro, corre a su blog a ciscarse en uno de los dioses oficialmente admitidos, homologados y protegidos por las autoridades.

Ya es una barbaridad pensar que la ley puede justificarse porque "sólo" va a funcionar desde la idea de que una blasfemia se demarca como una vulgar grosería, el asunto es mucho más grave, porque en el mundo real no hay límites claros o mejor dicho, los límites los intentará marcar siempre el grupo que gestiona la imagen de los dioses oficialmente reconocidos. Existen infinidad de expresiones y argumentos razonables que pueden ser tomados por blasfemias, es decir que pueden pasar como "expresiones tremendamente abusivas o insultantes" según la ley irlandesa. Por ejemplo llamar al dios abrahámico genocida o asesino de masas es sólo adjetivar un comportamiento que se relata sin complejos en la Biblia, aun así los términos pueden ser entendidos (y sentidos) por muchos cristianos como una expresión insultante por más objetiva que sea. Hay ideas como el agnosticismo o el ateísmo que son tomadas como una blasfemia por el mero hecho de ser declaradas en público. Todo depende de la "sensibilidad" del grupo de religiosos que se sienta agraviado por las expresiones de una persona que declara su no creencia en la existencia del dios al que adoran. Y el ateísmo sobre Vishnú puede ser expresado tanto por un agnóstico irlandés como por un musulmán afgano.

Cuando le preguntaron si él era el hijo de Dios, en Mateo 26:64: “Tú lo has dicho: sin embargo te digo: en el futuro veréis al Hijo del Hombre sentado a la derecha del Padre, y llegará sobre las nubes de cielo.” Según la Biblia cristiana, los sumos sacerdotes, los ancianos y el consejo juzgaron esta declaración de Jesús como blasfema, y condenaron a muerte a Jesús por decirla.

De la Lista de 25 Citas Blasfemas Publicadas por Irlanda Atea.

Grupo de Facebook de los ateos irlandeses.

4 comentarios:

Bio dijo...

Yo creo que al gún Pirata pastafarista deberia denunciar al primer ministro irlandes en el momento en que comiese un espaguetti.

Para eso sirve el FSM

Bambú dijo...

Señores, si se nos cae un yunque en el pie, ya no podremos cagarnos en Dios. XD

Jack Rational dijo...

Heli: concuerdo totalmente con tu artículo.

Bio: genial.

all-funs dijo...

Hablando pronto: quienes exigen ese escrupuloso respeto para las religiones no respetan a las personas.

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta