La ciencia en España no necesita tijeras

Señores funcionarios del gobierno me veo en la obligación de recordarles que los presupuestos de la I+D no se pueden reducir, sólo se pueden aumentar. Me limitaré a sugerirles dos o tres mamotretos profusamente regados de euros cuyo flujo de subvenciones podrían ustedes recortar a base de bien o mejor, cortar del todo, con el fin de no tocar los dineros destinados a actividades verdaderamente vitales para nuestra sociedad. Antes de echar mano de los presupuestos de una actividad que nos ha otorgado frutos que les permiten a ustedes parir sin dolor, mantener sus dientes o sobrevivir hasta una edad avanzada deberían recortar la financiación pública de los grupos religiosos que se han caracterizado durante los últimos siglos por oponerse con saña a una gran parte de los logros sociales y científicos que disfrutamos ahora o que conseguiremos en el futuro (un ejemplo actual de la resistencia surrealista de las religiones al progreso es la oposición que hace la Iglesia Católica en nuestro país a la investigación con células madre). Tendrían ustedes una vida breve y miserable si carecieran de la pasteurización, de las vacunas y de otros progresos en medicina que la ciencia ha hecho posibles. Sin religión se puede vivir, pero no es tan fácil lograrlo sin anestesia y antibióticos durante una intervención a causa de una caries complicada.

También les propongo retirar todos los dineros que sean necesarios del conjunto de actividades intrascendentes y bárbaras dependientes del Ministerio de Cultura. Aprópiense sin complejos de los fondos destinados a la industria del cine, si es preciso hasta un punto en el que con los presupuestos asignados a cada proyecto sólo sea factible utilizar las cámaras de los teléfonos móviles en los rodajes. No hay por qué preocuparse, las malas películas iban a gozar del mismo éxito que tienen ahora, mientras que las producciones realmente buenas no se van a dejar de ver por tener una calidad de imagen sensiblemente menor que las actuales. Avanzar en la investigación del Alzheimer es más importante que obtener unos cuantos Oscars. Y para terminar acaben ya con las subvenciones de las fiestas taurinas, pagar la afición de cuatro salvajes que se dedican a divertirse viendo como humanoides sin escrúpulos torturan a los animales no ayuda a que progresemos en ningún sentido, y los fondos que destinamos a hacer vomitar a los turistas y conseguir mala prensa internacional sería más productivo invertirlos en la investigación del cáncer. Éxitos como OT o Gran Hermano han demostrado que sin cultura se puede vivir, sin ciencia no.

El logo de la entrada fue realizado por Alejandro Polanco de Tecnología Obsoleta.

Blogs relacionados:

3 comentarios:

Zeros dijo...

"Éxitos como OT o Gran Hermano han demostrado que sin cultura se puede vivir, sin ciencia no."

XDDDD

Buen artículo. Aplaudo lo de quitarle el presupuesto al ministerio de (in)cultura. Cuando me enteré de que sólo se lo reducen un 1% (y no quiero saber dónde leí que lo aumentaban un 9%), me dieron unas ganas irresistibles de matar...

Por cierto, no te he visto en el TT #TijerasNO en Twitter...

Un saludo

Lonebeatle dijo...

Mmh, acá en México le reducen el presupuesto a las universidades públicas cada año, ahora hablan de recortar el equivalente a 60 millones de dólares a la educación, sin hablar de la ciencia que práticamente no recibe nada.
Y le van a quitar todo al cine, para ser parejos, la cultura no importa cuando se habla de sueldos de gobernates, verdad? Buen artículo y saludos.

Heli dijo...

Ya me he puesto al día con el Twitter. Gracias por los comentarios. :)

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta