Cultivar cannabis en casa

El año pasado por estas fechas tenía yo una hermosa cannabis sativa. Fue mi primera relación con un vegetal perseguido por las autoridades, y se saldó con un final trágico, ya que hubo que despiezar y quemar a la pobre planta. El caso es que después de cultivarla reconozco el cáñamo a distancia y me estoy empezando a percatar de que montones de vecinos lo tienen en sus terrazas, pero por lo general en régimen de monocultivo. La mayoría sólo planta cáñamo y cada vez descubro más y más creciendo entre los tejados.

Sorprende esta propagación del cannabis, porque tanto por el clima árido como por las construcciones yermas, destartaladas y libres de todo rastro de vida muchos barrios del pueblo no desentonarían en Palestina ubicados dentro de algún núcleo urbano especialmente castigado por fuego de artillería. La apariencia de ciudad bombardeada se debe a un casco antiguo con elevado número de edificios viejos o abandonados y al tradicional desinterés por cuidar el aspecto exterior de las viviendas. Raro es que las terrazas se utilicen como lugares de recreo o para alguna finalidad más que la de colgar la ropa. Ocuparse de poner plantitas en tiestos era hasta hace bien poco afición minoritaria de un grupo especializado de abuelas con gatos.

Lo interesante de esta propagación del cáñamo es que la muchachada, que tenía ninguna motivación para poner geranios y adecentar las azoteas ahora, dedicados con pasión a la microagricultura intensiva, están verdeando el pueblo y dando un aspecto alegre y saludable al entorno. Así que ya no estoy seguro de que sea buena idea legalizar el comercio de los productos psicoactivos derivados del cáñamo. De hecho creo que deberíamos probar a perseguir también el tráfico de rosas, jazmines y bouganvillas.

1 comentarios:

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta