Ágora

Como miniserie de televisión sería aceptable, pero en formato largometraje lo encontré muy descoyuntado. La ambientación esta muy lograda con detalles notables en algunos decorados. Amenabar nos ha regalado imágenes inolvidables dentro de la biblioteca, uno espera que de un momento a otro surja Carl Sagan de detrás de alguna estantería repleta de papiros. La escena del saqueo del Serapeum sorprende con instantes brillantes, como cuando el autor nos pone el mundo al revés. Hay sin embargo otras escenas que hacen descarrilar la cinta, como en las que Rachel Weisz nos habla de astronomía, y en las que muy bien podría haber aparecido Carl Sagan, sin que se notase diferencia y consiguiendo descalabrar la película igual de bien. Unos cuantos actores implicados en forma de filósofos, esclavos y arpistas, algunos racimos de uvas y un jabalí asado quizás habrían sido de gran ayuda para amortiguar el impacto de las escenas "científicas" con el drama del resto de la historia. El personaje de Hipatia se comporta como una lunática que sólo quiere hablar del heliocentrismo en escenarios desolados, mientras sus pobres amigos tratan de convencerla para que salve la vida. A lo mejor Amenabar deseaba que se percibiera una gran diferencia entre el sereno y racional mundo de la filósofa y el tumulto histérico de los ambientes en los que se dirimían las cuestiones políticas y religiosas, pero sólo ha conseguido descuajeringar la narración.

Aunque no se trate de una gran película Ágora es rompedora en el sentido de que se atreve a contarnos una historia que implica a una corriente religiosa que, dentro del legendario y oscuro periodo de sus inicios en las postrimerias del mundo clásico, el cine siempre trató con benevolencia. El cine nos ha contado que al principio los cristianos eran buenos chicos aunque unos siglos más tarde se tornaran un poco revoltosos, así que tradicionalmente nos ha enseñado a cristianos malvados hacia la mitad de su recorrido histórico, con la Inquisición de por medio, mostrándonos imágenes luctuosas sobre crueles inquisidores y brujas torturadas, que es exactamente lo que fue Hipatia. En las películas dedicadas al mundo antiguo los romanos eran unos tipos parecidos a los nazis y los cristianos siempre fueron las víctimas inocentes. Para los libros especializados quedaba la historia de cómo los perseguidos también habían estado persiguiendo a creyentes de otros cultos y filosofías. No viene mal que el arte empiecen a desmontar esa legendaria visión de los orígenes del cristianismo y los directores pongan a los antiguos seguidores de Cristo en el lugar que corresponde al resto de los mortales cuando consiguen cierto poder.

Además de una critica del fanatismo religioso Ágora ofrece un mensaje positivo de la ciencia. En algún otro post he cuestionado las ayudas del gobierno al cine, y no se hasta que punto la película ha sido subvencionada, pero bienvenidos sean los aportes públicos de capital si las películas que incluyen temas científicos en sus guiones dan a la búsqueda del conocimiento un carácter positivo y no acaban con un montón de mad doctors, robots asesinos y dinosaurios despendolados masacrando a extras y a actores secundarios. En este sentido Ágora también es excepcional, y merece la pena verla aunque sólo sea por los diálogos y las felices ideas que subyacen en la trama. Por otra parte Rachel Weisz me ha parecido perfecta para el personaje, y ya es raro que un director atine tanto (¿Cómo es posible que a alguien se le ocurriera poner a Colin Farrell para interpretar a Alejandro?). Amenabar dice haberse inspirado en las imágenes de las tumbas de El Fayum, una de ellas es con la que abro la entrada, y lleva el nombre de "Hipatia", (¿eso sería cosa de algún ocurrente arqueólogo?). De Ágora me quedo con la idea de que mientras unos pocos seres humanos han estado obsesionados en saber cómo funcionan los fenómenos que acontecían en la bóveda celeste otros muchos, que ya "resolvieron" el misterio colocando allí deidades, se han pasado los siglos dándose castañas entre ellos para mantener en el cielo a las suyas.

Los decorados están fantásticos.

Entradas relacionadas:

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué ejemplar y contagioso resulta el ideal humanista que propugnan "Ágora" y Amenábar: conjurar "el fanatismo" odiando a muerte a los cristianos (pero que tampoco se note esto mucho, no sea que los cristianos de EEUU dejen de pagar por verse atrozmente caricaturizados en la peli). Y qué bonita es también "la ciencia", sobre todo si es ideológica: para que nunca tenga cabida en ella la Historia.
En fin, que disfruten ustedes mucho de sus primorosos decorados, que su buena pasta le han costado a Berlusconi...

Heli dijo...

Pues menudo imbécil integral tiene que ser quien se vea caricaturizado por un fanático del siglo V (bueno, salvo que se comporte como un fanático del siglo V). Los italianos deben ser la población más odiada del planeta porque el peplum dejó a los romanos como unos salvajes que echaban gente a los leones. Me parece una imbecilidad ver en una película a españoles del siglo XVI masacrando indios y sentirse aludido o caricaturizado. Como si tuviéramos que cargar con las malas acciones de otros que simplemente se etiquetaban como nosotros. Por cierto, ha salido usted muy desfavorecido en la foto de su perfil.

Anónimo dijo...

"Como si tuviéramos que cargar con las malas acciones de otros que simplemente se etiquetaban como nosotros."


Señor, si hay que cargar, se carga con lo que sea, ¡pero cargar para nada es tontería!
Y si nunca hubo prueba alguna de la implicación de San Cirilo (y menos aún del buenazo de Sinesio de Cirene, que murió años antes que su adorada maestra) en el asesinato de Hipatia, pues es que no la hay y lo demás son mentiras (que sólo manchan a quien las profiere, las alienta o las consiente; recuerde cómo se preparó el Holocausto desde finales del siglo XIX)


"Por cierto, ha salido usted muy desfavorecido en la foto de su perfil."


Bueno, no exagere: todavía no me disfrazo de gótico en la vida real para posar en el Metropolitan, algo es algo, ¿no?. Aunque parece que usted nunca haya visto "La Bella y la Bestia", porque no sabe todavía que "la belleza está en el interior". O, por decirlo en castizo: "Las apariencias engañan..."

Heli dijo...

"Y si nunca hubo prueba alguna de la implicación de San Cirilo (...) en el asesinato de Hipatia, pues es que no la hay y lo demás son mentiras".

Veo que empieza usted a entender lo que es el cine. Cirilo se encuentra justo en el lugar apropiado para hacer de supervillano. Si Amenabar fuera un director useño, en vez de limitarse a insinuar la participación del santo en el contubernio contra Hipatia (algo que no es disparatado), habría puesto al pobre Cirilo una motosierra en la mano y persiguiendo a la filósofa a la carrera por las calles de Alejandría. A mi tampoco me gusta como los guionistas y directores han manejado en ocasiones a Julio Cesar o a Claudio, pero me parecería una tontería acusarlos de mentir y propagar el odio hacia los italianos. :P

Anónimo dijo...

Pues yo no me creo que nadie ni siquiera usted se quedara impasible o incluso alabara una película en la que el villano, traidor y verdugo fuera Federico García Lorca o Antonio Machado (inocentes poetas, al fin y al cabo, como lo era Sinesio, cuyas hermosas cartas a Hipatia y a sus condiscípulos están publicadas en la editorial Gredos). Tampoco les agradaría otro filme en el que Hipatia vendiera su cuerpo por dinero o por vicio en el Serapión (algo objetivamente mucho menos grave que los genocidios que sí se le imputan a san Cirilo en la película). Pero es que a Amenábar le perdonan ustedes todo, porque las víctimas de sus maledicencias son sólo despreciables cristianos, o sea, los 'judíos' de nuestra época...

Tiene gracia que los críticos áulicos ponderen tanto el que Amenábar no haya cedido a la tentación de poner a Hipatia dándose aunque fuera "un pico", por mor de la verosimilitud histórica de la figura y al precio de perder la emoción... Y que al mismo tiempo pidan más carnaza para deformar a Cirilo y a los cristianos porque el cine no tiene por qué plegarse a convenciones históricas y bla, bla, bla.

Qué coherente resulta todo en el mundo del charol que pisa al charol, el dinero que no huele, la ideología aborregada y su premio, los favores del poder. El que no los conozca, que los compre.

Heli dijo...

"Pues yo no me creo que nadie ni siquiera usted se quedara impasible o incluso alabara una película en la que el villano, traidor y verdugo fuera Federico García Lorca"

Creo recordar que a Federico García Lorca le gustaban los espectáculos donde torturan a pobres bichos. Si hicieran una película vería normal que pudieran relacionar al poeta con un acontecimiento taurino, aunque sea una salvajada entra dentro del contexto histórico y cultural donde creció ese señor, además aunque haya sido un gran autor estoy lejos de idolatrarle, así que no iría por los foros rasgándole las vestiduras. Como dijo otro Federico (el de Prusia) los grandes hombres no son grandes a todas horas ni en todas las cosas. Haría bien reflexionar sobre eso, porque debe ser en extremo fatigoso ir de aquí para allá tratando de mantener infructuosamente una imagen reluciente y fantástica de cualquier ser humano vivo o muerto. Eso si, blogs descreídos no le van a faltar para batallar por sus ídolos. :)

Anónimo dijo...

"Como dijo otro Federico (el de Prusia) los grandes hombres no son grandes a todas horas ni en todas las cosas."


Yo el primero me apunto a esa reflexión (y eso que nunca he sido grande, ni siquiera en quince minutos de gloria warholianos). Pero nunca he matado ni ayudado a matar a una filósofa, ni masacrado a mujeres y niños judíos. Y Lorca, con sus grandezas y miserias, jamás torturó a nadie en una checa.
¿Comprende?

Heli dijo...

Por mi como si quiere hacer una película donde salga Lorca lanzando una bomba atómica sobre un pueblo de sodomitas. Probablemente ni la comentaré, por lo surrealista del tema, sin embargo encuentro más pausible que Cirilo instigara a fanáticos contra sus adversarios políticos, porque es una acción humana y recurrente en su contexto histórico.

Anónimo dijo...

La he visto dos veces y también creo que es una muy buena película, bien hecha y rigurosa. Si hay algunos detalles, digamos no rigurosos como la edad en que murió Hipatia, ¿pero qué importa eso? si ni siquiera los historiadores se ponen de acuerdo en su edad porque no sabemos exactamente cuando nació. Tampoco sabemos con certeza su obra porque fue destruida, pero por eso mismo no nos tendría que extrañar que estuviera trabajando el movimiento de elipse puesto que ya antes que ella algún autor ya lo había hecho. Pero en la trama en general es bastante seria así como los personajes que son verídicos (exceptuando a Davo). La ambientación y vestuarios son buenísimos (por favor, fijaros en la escena en que ella da clases, las paredes, las columnas, es una gozada), así como detalles históricos, escenas donde podemos ver como eran los retretes de la época, los peinados de los niños, los vestidos, como aplaudían con esa especie de sonajeros que utilizan en el teatro, o el instrumento musical que toca Orestes para declarar su amor a Hipatia... en fin, son muchos detalles por los que me parece una película muy bien hecha y documentada. Por otro lado hay unos detalles con los que Amenábar nos deleita en su manejo magistral de la cámara. Por ejemplo cuando nos enseña en medio de una contienda un simple hormiguero y una escenas después aleja su cámara hasta el cielo para hacer un paralelismo con la gente vista desde la altura moviéndose como autenticas hormigas.... O, la escena en que entran los cristianos a la Biblioteca y la destruyen, el efecto de la cámara coloca todo boca abajo, para mí simboliza el mundo puesto patas arriba...
Yo he disfrutado mucho viéndola y la recomiendo. Ojalá se hiciera más cine con esta calidad en este país. Gracias Amenábar por tu trabajo y buen hacer, también por tu valentía, porque esta película es muy valiente.
En cuanto a las críticas que estoy viendo que dicen que es una crítica al catolicismo o cristianismo en general, creo que la gente que dice esto no ha visto la película o por lo menos no la ha visto con objetividad. Digo esto porque en la película no queda bien parada ninguna religión, porque los judíos también tienen su lado oscuro. Ni siquiera los paganos se salvan ya que aparecen como los primeros en utilizar la violencia generando una verdadera carnicería. Lo que pasa es que algunos les escuece la verdad, pero sabemos que históricamente es así como sucedió y en aquella época era muy habitual las refriegas en las calles de Alejandría. Precisamente ese es el argumento de la película el fundamentalismo religioso (de cualquier religión) en oposición a la ciencia y el saber. Creo que es un canto muy bonito a la tolerancia y el respeto hacia el que piensa o siente diferente, respeto a las mujeres, respeto a la ciencia…. RESPETO.
Al público sólo nos queda apoyar más al cine español, y no estar tan acomplejados con el cine americano donde también se hacen muchos bodrios y sin embargo son exitazos de taquilla por que se saben vender muy bien.
Un saludo, Lola.

Heli dijo...

Que se cuestione la edad de la Hipatia amenabariana ya me parece tan absurdo como criticar la nariz de Elizabeth Taylor porque no era la de Cleopatra. En el cine ponemos a gente guaposa y excepcional, Rachel Weisz no esta tan mal escogida, con casi cuarenta años sería una persona razonablemente viejilla en el siglo V. A mi también me ha gustado la película. Los momentos "googlemaps" molan, la vista de pájaro siempre esta interesante para reflexionar sobre las tonterías que hacen los pequeños bichitos humanos que se arrastran sobre el planeta. Todo esta minuciosamente armado tanto en decorado como en los mensajes que quiere transmitir el director en cada detalle, la película esta muy pensada, quizas demasiado.

almu dijo...

Era lo que te iba comentar. La vimos este fin de semana y, precisamente, me parece un pelín pretenciosa. No sé a qué tanta trascendencia y vista de la Tierra desde el espacio.
Pero sobre todo vi un problema de ritmo narrativo... la historia no culmina, no es unitaria, mezcla muchas historias poco justificadas. He leído que por motivos comerciales, 20 minutos de película fueron recortados. Quiero pensar que la sensación de "collage" que sentí al verla, se debió a este recorte.

Ciruelense dijo...

La película es un tostón, mayormente por culpa del reparto. Si Amenabar (o quien haya perpetrado el casting) hubiera elegido a otros actores, otro gallo cantaría. Si en vez de poner a esos artistas blandurrios hubieran elegido a Vin Diesel estoy seguro de que habríamos podido disfrutar de una gran película, que la biblioteca de Alejandría habría salido mejor parada y que nadie, o sea, n-a-d-i-e se hubiera atrevido a tocar un pelo a Hipatia.

Heli dijo...

@almu creo que de miniserie Agora estaría mucho más pasable, y seguro que Amenabar no habría tenido que recortar nada. A lo mejor les da por hacer una versión extendida y la veré, principalmente para volver a disfrutar de los decorados y cachivaches que han metido.

@Ciruelense a Vin Diesel le iba prefecto lo de ser prefecto. No le veremos vestido de legionario, pero creo que esta acabando una película sobre Aníbal Barca, así que a lo mejor tenemos peplum del bueno... quiero decir peplum como en los buenos tiempos del género.

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta