La homeopatía para los médicos

Si, ya sólo nos falta ver a Harry Potter cambiando su escoba por una motocicleta. En El País he leído que el Congreso ha acordado que la homeopatía sea realizada sólo por licenciados en Medicina y Cirugía. A este paso los médicos también serán los únicos con potestad para exorcizar recitando oraciones y agitando hisopos, aunque convenientemente esterilizados, porque al menos dentro de las infraestructuras sanitarias que pagamos todos recetar agua, recalibrar los chacras y expulsar demonios son actividades que a buen seguro se realizarán de forma controlada y aséptica. Las magufadas acabarán por no ser practicadas por charlatanes de dudosa moral, y de momento el tráfico de agua embotellada a precios exorbitantes se va a encontrar correctamente canalizado a través de las farmacias.

Se abre una vía repleta de sugestivas posibilidades para el futuro, de modo que puede que llegue el día en que veamos por fin a los meteorólogos intentar controlar la energía orgónica de las nubes para manipular el tiempo a su antojo, a los geólogos usar la radiestesia para localizar abundantes vetas de minerales o a los Ingenieros de caminos, canales y puertos practicar la danza de la lluvia para regular los trasvases fluviales. Las cosas van a ir sobre ruedas, sobre todo cuando los mecánicos descubran que era factible propulsar los automóviles pegando un perpetuum mobile a la transmisión (no es idea mía, ya lo dejó escrito el amigo del primo de un inventor genial que desapareció misteriosamente cuando trataba de patentar su motor de movimiento continuo que funcionaba con agua). Yo además propongo que el ejercicio de la política sea realizado exclusivamente por chimpancés para evitar el ruinoso intrusismo profesional que hay en el Congreso.


Gorrito de aluminio que protege contra las señales de radio que envían los extraterrestres y los satélites del gobierno para leer nuestras mentes y derretirnos el cerebro, pronto de venta en las farmacias bajo receta médica.

Entradas relacionadas:

7 comentarios:

Enchufa2 dijo...

Pues yo no lo veo tan mal. Si un homeópata tiene el título de medicina y receta un tratamiento ridículo para una enfermedad seria, se le pueden exigir responsabilidades cosa que a un homeópata sin más, no (porque no es médico). Es una manera de garantizar que el placebo se usa cuando un placebo puede ser útil.
En cualquier caso, me parece un mal menor dada la situación actual.
Almudena

Heli dijo...

Creo que aquí si procede un abuso razonablemente histérico del argumento de la cuesta resbaladiza, porque tenemos el mismo problema con un montón de supersticiones que dicen curar cosas. Antes de hacer explotar la medicina atiborrándola de magufadas mejor que llamen placebo al placebo.

Pablo dijo...

El problema es que si un médico te receta algo, le crees, porque es un médico. Esto quizá le quite trabajo a los homeópatas, pero le da más credibilidad a la homeopatía.

Enchufa2 dijo...

Pues... no sé. Dado que, de hecho, la gente acude a los milagreros, habría que garantizar de alguna manera que estos no la caguen y, que si lo hacen, tengan cierta responsabilidad. Sé que "dar responsabilidad" a los homeópatas implica darles prestigio, credibilidad. Pero la gente que, de hecho, acude a ellos, ya "cree" en sus terapias.
Por otra parte, cuántos médicos (científicos a fin de cuentas), terminarían recetando terapias homeopáticas a sus pacientes... muy ingenuos o muy cínicos tendrían que ser ¿no?
Alm
(lo malo de llamar al placebo, placebo, es que deja de funcionar. En algunos hospitales hay hasta capillas...)

Heli dijo...

No creo que se trate de ingenuidad o cinismo, es que el cerebro trabaja muy bien eso de alambicar creencias absurdas para no cortocircuitarse con ellas aislándolas de la crítica que por oficio dispensará a otras por las que no sienta necesidad de creer, millones de médicos cristianos, hindúes o musulmanes son prueba viviente de eso. Es decir que se puede ser un científico aceptablemente competente y creer en el unicornio rosa volador, mientras lo único que no haya que cuestionar sea el unicornio rosa volador (el problema es cuando el unicornio rosa volador te incapacita para aceptar cosas como el heliocentrismo o la evolución). Creer que la Tierra es plana no nos va a convertir en científicos brillantes pero tampoco nos incapacita para hacer inquisitivos análisis microbiológicos. En resumen que hasta a un médico se le puede colar un unicornio rosa en su lista de remedios. Y si, claro que si sabemos que el placebo es placebo entonces no funciona, pero bueno es cuestión de ponerle un poco de fe en que puede funcionar. :)

almu dijo...

Me encanta còmo escribes/argumentas (dicho sea de paso).
De cualquier modo, la homeopatía no dice exactamente de sí misma que sea "mágica" o milagrosa. Pretende argumentarse a sí misma, según una lógica retorcida, pero lógica al fin y al cabo. Si la idea de dios pretendiese sustentarse sobre principios científicos (véase, dios flota en el cielo porque está hecho de Helio, o algo así), un científico encontraría difícil creer en él. Por las mismas, si la homeopatía dice que "poco veneno" cura y el médico conoce a fondo qué es ese veneno, veo difícil que piense que puede curar.

Heli dijo...

Pues no se imagina el alivio que es tener a personas ilustradas como usted comentando por aquí entre tanto HOYGAN despistado y Anónimo paranoide. Empiezo a dudar de la salud mental del blog. Sobre la idea de dios, yo diría que pretende sustentarse sobre cualquier sentimiento, ideología o método científico al que pueda agarrarse (como el brote que tenemos de DI incluso entre científicos) otra cosa es que lo consiga. Y estoy de acuerdo con lo que dices, al menos sobre cómo debería ser con un buen médico, pero creo que valoramos un poco distinto la fiabilidad de los médicos (o quizá del ser humano, no se).

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta