Los extemporáneos

A todos nos ha pasado que estamos escribiendo en un hilo de un blog o de un foro sobre los problemas que sufre el piojo de la liebre australiana y de un dispositivo oculto activado por un muelle (todos los foros tienen uno) salta un extemporáneo advirtiendo de la perdida de tiempo que es hablar del piojo de la liebre australiana, siendo que la garrapata de la musaraña roja es un asunto mucho más preocupante. No importa que existan cientos de miles de hilos dedicados a la garrapata de la musaraña roja el extemporáneo consigue esquivarlos para acabar cayendo en los hilos que no tratan de la garrapata de la musaraña roja. Una vez en ellos se dedicará a desacreditar el tema original del debate para hablar sobre la relevancia de la garrapata de la musaraña roja o sobre la importancia de la ameba de la mosca del pino piñonero. Porque en realidad el asunto que esgrime sólo es de su interés en la medida que puede dejar fuera de juego el tema principal del hilo. Para hacer eso los extemporáneos tratan de enredar o zanjar los debates acudiendo a un asunto especialmente grave o perentorio, no importa que tenga poco o nada que ver con el tema del hilo. Así en un hilo sobre el problema de las caquitas de los perros en el parque, el extemporáneo hablará del cambio climático, o en un hilo sobre el maltrato a los animales, el extemporáneo nos contará sobre las hambrunas catastróficas que azotan a las poblaciones humanas. Esa táctica foril que en ocasiones puede llegar a ser sofisticada (digna de sofistas) en la mayoría de los debates es lugar común de un montón de zotes que echan mano de extemporaneidades prefabricadas sin saber muy bien lo que reproducen pero seguros de que han dado con un buen argumento. Quizás porque son muchos utilizando siempre el mismo sistema los extemporáneos se han convertido en un verdadero tostón.

4 comentarios:

Andrés dijo...

Esto de los extemporáneos es una cortina de humo que se inventó el autor de este blog para esquivar un tema verdaderamente importante como es la influencia de la leyenda del Ratoncito Perez en el pensamiento crítico de los niños. Pero no comemos vidrio, señor! No pretenda ocultar las consecuencias de esa leyenda infantil con un tema sin la menor importancia.

Heli dijo...

Aarg, ha escrito usted como un genuino extemporáneo! Que susto, que susto!

Heli dijo...

Gracias! Cuando consiga mi ejército de supermutantes pienso intentarlo. :)

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta