Doctor Eric Vornoff


─ Querido profesor Strowsky, hace 20 años me expulsaron de mi país. Me apartaron de mi mujer e hijo. Jamás volví a verlos. ¿Por qué? Porque me atreví a usar el átomo para crear superseres. Seres de fuerza y tamaño impensables. Me tacharon de loco, de charlatán. Fui expulsado por quienes antes me consideraban un genio. Ahora, en este infierno olvidado, he probado que tengo razón. No, profesor Strowsky, no es cosa de risa.

─ Sí... Fue un error trágico. Usted estaba en lo cierto, siempre lo había estado; informé a las autoridades. Vornoff, le he buscado en cada rincón, allí donde oía historias de monstruos. Aquí estoy, para llevarle a su hogar.

─ ¿Hogar? Yo no tengo hogar. Exiliado. Despreciado. Viviendo como un animal. ¡La jungla es mi hogar! Pero le enseñaré al mundo que puedo ser su amo. ¡Crearé mi propia raza! Una raza de superhombres atómicos ¡que conquistarán el mundo! ¡Bwa ha ha ha...!

Doctor Eric Vornoff en La novia del monstruo 1955, de Ed Wood

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta