Ciencia y religión según Sagan



Un fragmento que me ha gustado del coloquio Dios, el universo y todo lo demás con Carl Sagan, Stephen Hawking y Arthur C. Clarke nada menos. El documental esta puesto en la lista de reproducción de Docuciencia, que es un superblog que han montado Skizo (Cerebros no Lavados) y Wis_Alien (Wis Physics). Si Internet no existiera creo que sería bastante improbable llegar a ver estas rarezas, claro que también cuenta mucho el trabajo de todas las personas que dedican su tiempo a traducirlas, subtitularlas y subirlas. Aunque en realidad eso es Internet (Si, ya se que Internet también es esto).

Entradas relacionadas:

8 comentarios:

Andrea dijo...

Como siempre, la claridad, en estos debates, está del lado de "los científicos"... me preocupa... y la raíz de esta preocupación está en el lado del que pregunta si los científicos pueden comportarse como sacerdotes en un futuro. Es que llegamos a un estado de situación en el que las personas estamos cada vez más alejadas de los conceptos básicos de las ciencias. "Creemos" que las ciencias son dogmáticas, que sus conclusiones son "reveladas", que los científicos están en un estrato diferente que el resto de los mortales. Ver a la ciencia como religión anuló, de entrada, la posibilidad de pensar que ambas cosas son diferentes.

Heli dijo...

Creo que el convertir a los científicos en "seres extraños e inaccesibles" ha sido siempre promovido (aunque no planeado) por "el poder", desde que los políticos se dieron cuenta de que unos frikis que andaban electrocutando ancas de rana podían generar inventos útiles que beneficiarían a su estatus o el estatus de su idea de sociedad, de su nación (religión e ideologías varias). El problema es que, como dice Sagan el pensamiento científico requiere de un montón de escepticismo, y ese pensamiento muchas veces tiende a ir más allá del laboratorio y cuestiona las ideas de los políticos, las costumbres de su sociedad, etc. Si ese modo de pensar se extrapolara a todo el pueblo las bases de un montón de ideas político/religiosas de dudosa procedencia o poco fundamentadas serían cuestionadas y correrían peligro de desaparecer, sería un desmadre, aunque un desmadre positivo ¡Sería la anarquía!. Por eso conviene tener frikis, porque si los encierras en un garaje y los mantienes más o menos contentos hacen cosas útiles como computadoras o cañones de protones, pero no conviene tener demasiados frikis como para que las estructuras ideológicas de naciones e instituciones puedan tambalearse.

Jezabel dijo...

¿Porqué caen corazones en tu blog? Fascinada me tienen...

Heli dijo...

Mñ... porque me he dado cuenta de que en la encuesta más de un despistado esta votando "0" en el nivel de amor, y he pensado que a lo mejor es que el blog no se ve lo suficientemente amoroso. :S

Jezabel dijo...

Pues ahora te has superado, está adorable total. Igual lo del contador del fin del mundo le quitaba un poco de amorosidad, eh... XD

Anónimo dijo...

Ciertamente, encerrar frikis en garajes puede generar impredecibles resultados...pero por otra parte, quien podia resistirse a escribir bajo una lluvia de corazones...

C.M, inmerso en la frivolidad más absoluta

Owlangela dijo...

Uyyy! Pos no había visto yo la encuesta esa de lo amoroso. Ahora mismito voy y voto, eh? Quesque me acabo de dar cuenta de que me has colocao en tu side bar y me ha dao un subidón amoroso que pa qué! jejeje
Ahí, con Barbijaputa, Chichipio y toa la peña... no me lo puedo creer!
Besos amorosos (y cuanta con mis meneos eh? ya te digo!)

Heli dijo...

Muchas gracias, ya la voy cerrando porque ahora empieza a votar más bien gente recién llegada que viene buscando cosas como "horóscopos" o "profecías", y probablemente acaben un poco enojados leyendo el contenido del blog. :)

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta