Navidad


Acaba de llegar el solsticio de invierno, origen de la navidad y día en el que el Sol renace tras su declive invernal, incrementándose su duración en el cielo y calentándonos a nosotros y a nuestros pollos, vacas y plantaciones de lechugas durante más horas hasta alcanzar su día más largo el 21 de junio, en el que acontece el solsticio de verano, momento a partir del cual irá disminuyendo el tiempo que el Sol pasa en el cielo, ganando las tinieblas cada vez más terreno a la luz durante los meses siguientes.

La Nochebuena y la Noche de San Juan, la celebración del solsticio de verano, son dos fiestas relacionadas con el Sol, en la primera se celebra su vuelta o renacimiento y en la Noche de San Juan se buscaba probablemente conferir poder al astro en su mejor momento de cara a su progresiva declinación que nos lleva al invierno. Eso ocurre en el hemisferio Norte, porque en el otro hemisferio suele acontecer todo lo contrario. Si en los países del sur se cuestionara el origen de la navidad o de la festividad de San Juan, esta pequeña divergencia provocada por la esfericidad de la Tierra y la inclinación de su eje en relación al sol debería representar un serio obstáculo para celebrar las dos fiestas en los términos actuales. Para que coincidiera la fenomenología de los solsticios con la naturaleza de las celebraciones lo correcto sería intercambiarlas. Pero en esto como en otras muchas cosas la tradición (y ahora la globalización) se ha impuesto sobre el medio. Es el mundo al revés.

El 21 de diciembre, un día como hoy, tenemos el solsticio de invierno (a veces ocurre el 22), pero su celebración acontece el 25 porque antiguamente el solsticio caía en ese día por culpa del calendario Juliano, que luego fue modificado durante el Concilio de Nicea, que acabó provocando la reforma gregoriana, y que dejó a los solsticios sin sus fiestas. La Noche de San Juan se festeja generalmente durante la noche que va del 23 al 24 de Junio, originalmente la celebración si coincidía con el solsticio de verano, que ahora tenemos el 21 de junio. Como pasa con la navidad la Noche de San Juan también se festeja en muchos sitios, aunque en algunas regiones la fiesta esta incluso más desplazada, en Inglaterra por ejemplo se hace el día 28 y en la provincia donde vivo, en Alicante, la celebración acontece justo la noche del 24 al 25 de junio. Durante la fiesta es tradición hacer fogatas y aquí disfrutamos de las Hogueras, que son enormes y elaboradisimos grupos escultóricos de gran valor artístico y de ingenioso contenido satírico levantados durante meses por constructores y artistas que los componen con multitud de materiales, como cartón, madera, papel, etc y que luego prenden durante la noche señalada ante el sobrecogimiento y la ovación del público. En el resto de regiones hacen arder unos palitos y hay quien brinca sobre ellos.

Si la navidad es una fiesta religiosa, es decir una fiesta contemplativa donde el protagonista es el dios Sol, el Sol Invictus ("el Sol invencible") y sus dioses asociados o entremezclados (antes Jupiter y después Jesucristo), la noche de San Juan parece más una fiesta mágica en la que los hombres no se conforman con los sentimientos de esperanza y la mera alabanza al dios y actúan haciendo magia por medio de ritos entorno al fuego de la hoguera, que simboliza al Sol, todo, se supone, para que el astro no acabe por extinguirse y pueda renacer al año siguiente para volver a calentar el planeta, los pollos y las cosechas. Esto es de vital importancia, ya que la energía solar procesada y envasada por las plantas es uno de los productos de consumo prioritarios para todos los bichos de la Tierra. Cuando se dice que la navidad esta en los grandes almacenes no es en el fondo una frivolidad.

La fiesta del solsticio de invierno es la celebración de los regalos que nos otorgará generosamente nuestra estrella en forma de cosechas abundantes y pollos y vacas rellenitos de energía solar. El significado real de la navidad son todos esos dulces empalagosos y cargados de calorías y grasas con los que los parientes se sorprenden unos a otros sin saber que hacer con ellos. Es la celebración de la fertilidad y la abundancia que se espera. Antiguamente era lógico tratar de atiborrar al vecino con polvorones, porque la riqueza estaba en las calorías, pero ahora lo que tiene sentido es regalar iPhones, inexplicablemente papas, parientes, amigos y allegados suelen aferrarse a las antiguas tradiciones para deterioro de las arterias coronarias.

7 comentarios:

Un fulano escribió dijo...

Quería preguntarte como creaste esta plantilla, veo que no pertenece al blogspot, me gustaría crear una personalizada como hiciste vos, saludos.

Heli dijo...

Esta plantilla esta basada en "The Hobbit", que encontré en el blog de "Beautiful Beta". Para personalizar la plantilla sólo hay que cambiarle las imágenes originales por unas nuevas del mismo tamaño pero con dibujo diferente y bueno, luego tocar el código para cambiar colores de letras por ejemplo. Todo esto se puede hacer también con las plantillas que vienen en blogger, porque son igual o más sencillas que las que puedes encontrar en cualquier otro sitio, de hecho tengo modificada la "Minima white" en mi otro blog. :)

Malena dijo...

Casi es el mundo al revés.
Por aquí por el Sur, San Juan no se festeja y todas sus tradiciones, como las fogatas y los muñecos de cartón y madera para quemar, se celebran en Año Nuevo, es decir, una semana después de Navidad.
Las noches de Navidad y Año Nuevo son fiestas al aire libre, cargadas de fuegos artificiales y de estrellitas (esas cosas que lanzan chispitas y que se le dan a los niños), fiestas llenas de luciernagas (cuando no fumigan) y de grillos (siempre) y que tienen mucho de la "magia" que ustedes le dan a la noche de San Juan.
Cuando estuve por el Norte, me pareció que no había celebrado las fiestas. No sólo faltó el calor o la ensalada de frutas de estación (un balde enorme lleno de pedazos de duraznos, ciruelas, frutillas, etc), sino que faltó la magia de una noche poblada de grillos bajo las estrellas. Los fuegos artificiales no tienen el mismo encanto en temperaturas cercanas al cero.

Heli dijo...

Gracias por el dato Malena. Aunque no se exactamente donde pasan esas cosas que cuentas. Hablas del sur y de América, que lo deduzco por tu acento. :)

Malena dijo...

Soy argentina, de provincia de Buenos Aires.
Aunque debo aclarar que, en este mismo país, pero en la cordillera, aunque intenten hacer pasar las fiestas por cristianas y católicas, son todas indígenas.
No he conocido aún niño argentino que no sepa quién es la Pachamama, sin importar cuán europea sea su sangre.
En los sincretismos, siempre queda mucho de los dioses anteriores. Así se convirtieron los dioses europeos en santos, pero con la Pachamama es un problema porque ella es la tierra misma y la única persona del imaginario católico con la cual la pueden comparar los curas es con María y, aún así, en el imaginario andino, se quedan cortos.

www.arteyfotografía.com.ar/11707/fotos/220044/

Heli dijo...

Pues si, la Virgen Maria no se ubica nada bien ahí. :S

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta