No al maltrato con mi dinero

Collage de xoxeinha y penefrito para spamear por ahí.

Actualmente, el Gobierno destina más de 564 millones de € en subvencionar la mal llamada fiesta nacional, el maltrato taurino. Según las últimas encuestas, encuestas oficiales del Ministerio de Cultura, solo a un 31% de los españoles les interesa dicha barbarie, pero en cambio dichas subvenciones vienen de los impuestos de todos, del dinero de todos.

Por eso, desde CQC han pensado una propuesta, que en la declaración de la renta aparezca una casilla en la que puedas poner si quieres que tu dinero se destine a ese acto. El vídeo de la propuesta lo podéis ver aquí.

Si te gustaría que esta propuesta saliese adelante, puedes expresárselo al Ministerio de Economía y Hacienda en el siguiente correo:

secretaria.prensa@meh.es

Y por si queréis una plantilla:

Estimados señores:

Les escribo esta carta para adherirme a la propuesta realizada en el programa CQC de la sexta consistente en proporcionar un casilla en la declaración de la renta y poder expresar mi disconformidad con la subvención de la tortura de animales con dinero público.

Todas las encuestas hablan de que es una minoría en España (en torno al 30%) la que disfruta con la mal llamada fiesta nacional, y no es justo que los que nos declaremos totalmente en contra de esta barbarie la financiemos con nuestros impuestos.

El gobierno ha hecho hincapié en numerosas ocasiones y ha manifestado su prioridad en la campaña basándola en la mejora de asuntos sociales tales como educación, sanidad, transporte, pensiones, colectivos discriminados. Es indignante que en un país como España, se destine más dinero al maltrato animal que al colectivo de minusválidos.

Esa cantidad de dinero debería destinarse a todos estos proyectos que mejoren las condiciones de vida de los ciudadanos españoles que más lo necesitan.

Por todo esto manifestarles mi adhesión a esta propuesta y reivindicar mi derecho como ciudadana española a que mis impuestos sean dirigidos a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y no a continuar manteniendo una tradición salvaje que nos deshumaniza y retrasa como país a los ojos del mundo.

Atentamente, Tu nombre y DNI

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Curioso: el porcentaje de taurinos (31%) casi coincide con el de automovilistas (34%). Ambas industrias, la taurina y la automovilística tienen su lado bueno: la industria taurina proporciona carne de primerísima calidad, sin piensos de dudosa procedencia, clembuteroles y hormonas varias, procedente de animales criados al aire libre; y la automovilística nos da un medio de transporte rápido y extremadamente útil) pero ambas tienen una contrapartida siniestra: los toros no se sacrifican por electrocución y desnucamiento -el método de los mataderos, humanitario dentro de l que cabe- y los coches además de ser unos vehículos, son unas máquinas de matar y morir infinitamente más letales que un arma de fuego.

De todas formas, esos porcentajes de taurinos y automovilistas no son tan minoritarios como parece: son estadísticas realizadas sobre el total de la población, por lo que para tener una cifra más ajustada a la realidad, habría que quita de ese total a los menores de edad, con lo que los porcentajes aumentan considerablemente.
La muerte de toros en las plazas en vez de en mataderos y la conducción irresponsable son dos males que parecen que llevan camino de ser imposibles de erradicar.

Heli dijo...

Una diferencia entre los automoviles y los toros es que la consumición de su carne debe ser minoritaria (algo así como la del Jamón de Jabugo) porque si fuera masiva no tendríamos dehesas suficientes para cultivar toros. Me parece que la consumición de carne de toro no es una ventaja que compense a la sociedad los males que provoca, algo que si pasa con los automóviles, que aunque matan a mansalva nos son útiles a la mayoría. Claro que los males de la tauromaquia no son tan graves para la sociedad como los accidentes de tráfico, aunque por otra parte sus "ventajas" tampoco son muy importantes para el bienestar de la gente, no deja de ser un espectáculo, mientras el tema de los coches atañe más a nuestra subsistencia y economía.

josman dijo...

lo que me parece mas horrible de la "fiesta" es la auntocomplacencia
de los aficionados con la tortura
y la agonia de un animal...tradicion y fiesta fueron tambien el espectaculo de los gladiadores o el de los primeros cristianos devorados por animales salvajes...deberemos entonces recuperarlos??

muy interesante tu rincon, un saludo

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta