Iluminación navideña

En Madrid "el presupuesto dedicado a los trabajos de iluminación, montaje, desmontaje y mantenimiento del alumbrado navideño se incrementará este año en 600.000 euros, algo más de un 13%, llegando hasta los 4,6 millones" según Público. Por lo visto el incremento se debe a que han cambiando la iluminación antigua por leds que son muchisimo más eficientes que las lamparas incandescentes. También hay que ser ecologistas en el despilfarro. A poco que piense se me ocurren muchos destinos que harían que esos 4,6 millones de euros, en vez de disiparse en los fríos cielos de Madrid, cubrieran algunas necesidades básicas de sus ciudadanos, sobre todo en una ciudad que se parece cada vez más a una lujosa urbe tercermundista, con lindos rascacielos rodeados de chabolas.

Me pregunto si el incremento del nivel de "sensación navideña" merece volatilizar tal cantidad de energía a costa de recursos que se podrían utilizar para aliviar las duras condiciones de vida de muchos madrileños. No creo que deslumbrar y aturdir a la gente con luces vaya a generar más riqueza, dinamizar el consumo o atraer más turismo, no en invierno, ni en navidades precisamente. Estas fiestas han celebrado la fertilidad y la abundancia mucho antes de que se pintaran con el cristianismo. Por eso el consumismo se mueve por si sólo en navidad, y no es necesario azuzar más al populacho para que compre en el Corte Ingles (almacenes que curiosamente suelen ubicarse en los lugares donde se condensa cual núcleo galáctico el mayor número de lamparitas leds del espacio urbano madrileño).

Es un desperdicio épico de energía. Los ciudadanos deberían invertir su dinero priorizando las necesidades reales, sobre todo en tiempos de crisis. Pero me temo que pararse a pensar sobre el despilfarro será bastante imposible en las fechas que se avecinan. Y eso que no se trata de hacer sacrificios o renunciar a comodidades y que la gente atenúe su calefacción o baje su nivel de vida con el fin de que unas cuantas personas de las que duermen en techos de cartón tengan una vivienda o algo parecido para pasar las navidades sin helarse de frío. La mayoría de los mortales más o menos acomodados tapizará la casa con guirnaldas, cintas de colores, muerdagos y arbolítos de poliestireno, belenes con sus figuritas, estrellas, bolas, coronitas, lamparas leds o incandescentes, renos de felpa y muchos más adornos y cachivaches como para hartarse de "espíritu navideño". Me parece que si añadimos el turrón y los mazapanes tenemos todos los años un buen atracón de navidad. Engordar aun más ese "espiritu" abarrotando las calles de lucecitas no creo que vaya a mejorar en gran medida las fiestas, y en todo caso no deberían ser mejorables a ese precio, no mientras haya gente pasando frío dentro de chabolas y casas ruinosas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta