Vídeos que desaparecen

Ayer por la tarde descubrí que los vídeos que tenía ubicados en la entrada sobre la opera de Tannhäuser desaparecieron. Algún técnocretino ha borrado sin miramientos la obertura de la primera gran obra de Wagner. Voy a darle un poco la razón a Voltaire cuando dijo que la civilización no suprime la barbarie, la perfecciona. Ha ocurrido en otras ocasiones, por aquí y por allá los vídeos se evaporan misteriosamente, y en algunas entradas donde tiempo atrás un servidor comentó eventos cinematográficos lo que descubren los visitantes es que mis letras desembocan en el inerte y obscuro marco de una ventanita de Youtube. Reconozcamos que una entrada donde ha quedado colgado un reproductor vacío tiene una apariencia de abandono muy deprimente, como el aspecto de un viejo legajo amarillento al que en el pasado le arrancaron parte de sus hojas o como la estremecedora escena de una antigua iglesia gótica en ruinas rodeada de maleza y cubierta por enredaderas. Es triste, sobre todo cuando a causa de negocios mundanos los bárbaros eliminan obras importantes.


Claro que de no existir las arañitas de Google a lo mejor no habría tanto drama. Porque sería mucho más improbable que alguien accediera a las páginas medio rotas, de modo que prácticamente nadie se percataría del desguisado. El caso es que gracias a ellas siempre hay algún curioso que queda atrapado dentro del blog, supongo que tratando de entender de que va la cosa entre los restos de los viejos posts arruinados. Entonces pienso que si las búsquedas de los desdichados que caen aquí coinciden con el tema de la entrada (que no siempre) tampoco es cuestión de hacerles desperdiciar un clic al introducirse en una página cuyo contenido ya no existe. Por eso me gusta hacer limpieza de vez en cuando, y restaurar antiguas entradas desvencijadas, ocupación que con el incremento de las publicaciones es cada día más ardua. De momento para solucionarlo he decidido ir subiendo a mi página de Youtube todos los vídeos que salen en el blog. Se acabó confiar en el contenido de paginas ajenas, en adelante si los villanos eliminan algún archivo espero poder descubrirlo más rápidamente.

1 comentarios:

2 dijo...

Si los videos de Wagner fueron retirados voluntariamente por quien los puso, nada que objetar, pero quién sabe, igual fue el Gran Hermano Yutú (a partir de ahora GHY), en su eterna cruzada por lo políticamente correcto y campaña en pro de los pensamientos únicos (que ya son unos cuantos, pero eso si, muy únicos todos ellos).

La última cruzada de la que tengo noticia es la emprendida contra el impactante video Fitna, del holandés Geert Wilders, sobre la Religión de Paz, que está conviertiéndose en uno de los videos estrella del ciberunderground. Entiendo que el GHY se sienta molesto por tamaño alegato antisistema y vaya eliminandolo sistemáticamente, aunque parece que el pequeño hermano del GHY (o sea, Google videos) no tiene un aparato de censura tan eficaz como el del Gran Ojo que todo lo ve, o bien anda en sus cosas y deja en paz a los internautas para que suban los videos que les de la gana siempre que no salgan señoras sin corsé.

Puede ver la peli completa (15 minutos) en

http://video.google.com/videoplay?docid=2550266828857106111

O en capítulos, antes de que el ojo implacable de GHY la elimine, en

http://es.youtube.com/watch?v=LkNfLT9CuMs

http://es.youtube.com/watch?v=7hqxy9-DCps&feature=related

Si tiene tentaciones de copiarla y subirla a su canal de GHY, piénselo dos veces, ya que si lo descubre el Gran Ojo se puede comer con patatas su canal, con Wagner y todo. En el fondo entiendo al GHY; con las cosas que cuenta el video es como para pensarselo dos veces, que parece que éstos chicos van muy en serio: yo por si acaso me he encargado un collarín de titanio :s

Shalom. Salam. Paz. Be peace:)

2

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta