Tormenta en casa

Ayer por la tarde se desataron todos los demonios del cielo y nos sorprendieron con una tremenda ventisca que dio paso a una terrorífica tormenta que hizo que junto a la lluvia cayeran gran cantidad de pequeñas piedras de hielo. Con todo eso no fue lo peor, porque a la vez que caía la tromba de agua salió un Sol esplendido que desparramó un agradable calorcito allá donde llegaban sus fulgurantes rayos y claro, fue a derretir todo el hielo que se había amontonado sobre la montaña. Por alguna razón el agua resultante tendió a bajar hacia la vega en forma de torrentes. El caso es que ahora ya se por qué es una mala idea poner una casa justo debajo del despeñadero de un monte.

1 comentarios:

marqus dijo...

Madre mía, la casa está demasiado cerca del despeñadero, ¿no? ¿Y no has tenido problemas después del torrente? Porque da la sensación de que se te inundó la casa :S

Espero que sólo fuera un susto y algo que no se vuelva a repetir. Un saludo.

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta