Shostakovich, Sinfonía nº 5 en Re menor, Op. 47

Durante los años 30 del siglo XX los totalitarismos nazi y soviético querían imponer un arte inteligible para el pueblo con la intención de utilizarlo como transmisor de sus respectivas ideologías. En el arte heroico (realismo romántico) del nazismo y en el realismo socialista de la Unión Soviética la propaganda y el arte iban de la mano. Tras esas corrientes existía una concienzuda planificación de las autoridades que trataban de promover una forma de arte sencilla, conservadora y neoclásica que sobre todo bebiera de las tradiciones del pueblo ruso y alemán. Las vanguardias artísticas que habían surgido en las primeras décadas del siglo fueron aplastadas, lo que no impidió que los artistas que podían (o que quedaban vivos) continuaran produciendo obras no del todo fieles a la ortodoxia que se les exigía. De modo que, además de generarse una cantidad ingente de trabajos mediocres que clonaban buenas ideas y estaban cortados por el mismo patrón, también se crearon obras geniales e innovadoras, como los documentales de Leni Riefenstahl o las películas de Sergéi Eisenstein. Una de estas obras fue la sinfonía número cinco de Dimitri Shostakóvich, que el autor compuso más conservadora, con el fin de volver a ganarse la confianza de Stalin. La obra lleva como subtitulo "Respuesta de un artista soviético a una crítica justa" en referencia a las criticas recibidas desde el Pravda (la publicación oficial del Partido Comunista) y que habían sido el prólogo de un escarmiento, en plena época de purgas políticas, que había dejado al compositor arruinado y sin prestigio en la Unión Sovietica. La sinfonía no sólo complació al dictador también se ha convertido en una de las más populares de Shostakóvich. El caso es que mientras las potencias que quedaban al otro lado del telón de acero desideologizaban el arte en parte como respuesta al realismo socialista y acababan haciéndolo indistinguible de la basura la música sinfónica nacida durante aquellos regímenes resulta ahora incluso más popular que la contemporánea.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta