Peligro, hombrecillos grises

Los abusones con poder que buscan blindar su reputación a cualquier precio deberían empezar a infundir algo de pánico entre los frágiles blogueros de clase mediapobre, porque la posibilidad de que al publicar nos caiga encima todo el peso de nuestras leyes en forma de hecatómbicas multas es real y, me temo que en muchos casos va a tener poco que ver con la ética, la justicia o la verdad y más con la papanatez de los funcionarios de la justicia y el poder político o económico de los abusones.

El caso reciente más sonado (entiéndase en sus dos acepciones) fue el secuestro de la revista El Jueves. Pero no es la única lamentable acción o sentencia por delitos contra el honor, las hay igual de injustas y aun más torticeras si cabe. Recientemente J.J. Benítez ganó una demanda por injurias contra Luis Alfonso Gámez, periodista que, a causa de la serie "Planeta encantado", había descrito a Benitez como un "estafador" que basaba su negocio "en la mentira, el engaño público y la tergiversación". No es preciso profundizar demasiado en Youtube para darle la razón a Gamez. Para muestra un botón, o dos:


La película que Benitez hace pasar por "imágenes inéditas" de "la única y secreta verdad" sobre el alunizaje de Neil Armstrong y Buzz Aldrin era creación de Dibulitoon un estudio de animación vasco. El avezado internauta acostumbrado a ver fakes de platos voladores en youtube quizá habría mirado el vídeo con ojos escépticos porque canta un poco la textura de la imagen, la caja de cereales que llevan por mochila los astronautas, las supuestas instalaciones extraterrestres que parecen los restos de una alquería en ruinas, etc... los televidentes picaron en masa. Benitez nunca se molestó a lo largo de los documentales en revelar el montaje del vídeo, más bien desplegó todo su arte de comunicador para ofrecer una explicación conspiranoica sobre el verdadero origen de las imágenes.

Medias verdades por aquí, mentirijillas por allá, un montón de chifladuras y datos incorrectos el caso es que una vez más el director de la serie pintarrajeaba la historia con el juego de gastados rotuladores marca Von Däniken. Todo ese refrito de falso conocimiento era emitido dentro del formato "documental" y pagado por la televisión pública. Así las cosas llamar a Benitez "estafador" no me parece una licencia poética.

Si se puede extraer algo positivo del programa es que las chifladuras sobre los Moais (segundo vídeo) aun son más divertidas aderezadas con las penosillas animaciones de las pobres estatuas flotando arriba y abajo. Tanto en calidad técnica como divulgativa "Planeta encantado" es un retoño tardío de los viejunos documentales del doctor Jimenez del Oso, con suerte el canto de cisne de estos bódrios en la televisión pública.

La sentencia del juez no colmó las demandas de Benitez, que en principio pretendían silenciar al periodista, obtener sus disculpas y hacer una fogata con sus artículos. Todo quedó en una multa por injurias. Aun así es otra patadita a la libertad de expresión, otra patadita más a nuestros derechos. Con sentencias como esta uno tiene la certeza de que funcionarios timoratos e influenciables no nos van a faltar para hacer del país un lugar en el que los opulentos sin escrúpulos puedan acallar a los críticos demanda en mano. Y aun hay quien pregunta dónde están los hombrecillos grises.

Enlaces interesantes sobre el tema:

Los vendedores de misterios, en la revista 'Rolling Stone'
Del plagio de Troya al montaje lunar
La marca terrícola del anillo marciano de Benítez
Creyentes en todo, escépticos de nada
El 'Planeta encantado' de Benítez vuelve a TVE
Silencio encantado
Cuando Benítez sentó a Jesús en el Coliseo
"Los enigmas no deben ser desvelados", concluye Benítez en 'Planeta encantado'
Un estudio de animación vasco creó la base lunar de 'Planeta encantado' por encargo de Benítez
Un inexistente espía de la CIA reveló a Benítez el hallazgo de una base extraterrestre en la Luna
Benítez confunde Prehistoria con Historia y niega la escritura al Egipto de los faraones
A 'Planeta encantado' se le funden los plomos
Seres del espacio "dieron el primer aliento civilizador" a los bereberes
"Mis detractores son agentes de los servicios de inteligencia", dice Benítez
'IOI': un anillo para engañarlos a todos y llenar de extraterrestres la Prehistoria
Los escépticos españoles se movilizan contra el 'Planeta encantado' de Benítez
Juan José Benítez, en busca del Arca perdida
La sábana santa: cuando tres laboratorios desmontan el invento de los vendedores de misterios
Colón fue el último en llegar a América
Jesús de Nazaret estuvo sentado en la grada del Coliseo romano antes de que se construyera
Los hombres-peces de Sirio viajan en carros de supermercado interestelares
Las estatuas de la isla de Pascua se trasladaron hasta sus altares volando
El legado de los Picapiedra
Juan José Benítez desentierra piedras grabadas en Ica treinta años después
Benítez, el 11-S y los pseudoescépticos argentinos

Entradas relacionadas:

7 comentarios:

Ender dijo...

Un artículo muy interesante, me hagustado mucho.

Yo también había visto el video ese de las cosas en la luna, y la verdad es que este tio es un charlatan igual que muchos otros que disponen de programas y respeto por parte de los que los subvencionan, sin saber lo que son de verdad (y no señalo a nadie, ejem... iker cochinez)

Pues eso, muy interesante. saludos

2 dijo...

Pues si, un charlatán malamente documentado, pero no por ello dejo de reconocerle un enorme talento para lo suyo.
Elabora un producto que nos podrá parecer zafio -lo es- pero que por otra parte resulta innegablemente comercial. Por muchos libros que escriba y series de TV que conciba, si no hay editoras y productoras detrás, el producto no ve la luz. y las editoras y productoras no son oenegés, son empresas creadas para la muy loable misión de ganar dinero a espuertas. Si el producto no fuera rentable, nadie lo produciría. Y si es rentable, es porque hay un público ávido de consumirlo.

Los Caballos de Troya (y de trola) han sido editados, reeditados y requeteeditados innumerables veces, se venden como lo que son, auténticos churros. Y los programas de la tele, si no tuvieran miles y miles de espectadores no durarían en la parrilla.
Dice un proverbio español que siempre hay un roto para un descosido, pues bien, parece que hay decenas de miles de rotos que han encontrado su descosido parapsicológico. Unos y otros se necesitan mutuamente y conviven en una cómoda simbiosis.

Yo no considero que lo de Benítez sea una estafa. Engaño, si, pero estafa, no. Benítez comercia con libros, con guiones. No vende euros de plástico, ni pretende hacerse pasar, por ejemplo, por curandero milagroso que cura el cáncer, simplemente cuenta historias delirantes envueltas en misterio. Chapucero, pero misterio. Y parece que el mundo debe andar muy necesitado de misterio dada la enorme clientela del señor Benítez. Si se descubre la superchería, los clientes no pierden nada: en su momento tuvieron su ración de misterio. Pasado ese momento -porque el misterio es un producto que caduca cmo los yogures- poco importa la verdad o la mentira que pueda haber en ese misterio, lo mismo que puede importar la fecha de caducidad del yogur si cuando lo comimos estaba fresco y en su tiempo de consumo.

El cliente de Benítez paga a Benítez para que Benítez lo ponga ante lo inexplicable. Y todos somos muy libres de creer en sus delirantes afirmaciones o no creerlas. Es uno de esos divulgadores de la parapsicología que está entre medias de un trovador, un ilusionista, un vendeor de crecepelo y el catálogo primavera-verano de Coronel Tapiocca. Un espectáculo, sin más.

Personalmente me gustaba más el estilo Jiménez del Oso, que en los últimos años, sobre todo en radio, hacía gala de un sentido del humor un tanto socarrón, seguía con los misterios y los fenómenos inexplicables, pero ya no se afanaba en intentar explicarlos, y con frecuencia se parodiaba a sí mismo y al gremio parapsicológico en general, sin trampa ni cartón.

Quizá es que el bueno del doctor -que encima era doctor de verdad- Jiménez del Oso estaba hecho de una pasta diferente, la de los artistas que no terminan de tomarse en serio y se rien sanamente de su propio personaje.

Ese es quizá el mayor pecado de los Iker, Benítez y compañía, que tienen aproximadamente el mismo humor que pueda tener una lata de atún. Un gran pecado. Sus videos de selenitas de goma, fotos de fantasmas al fotochof e historias nada históricas son solo una parte de su espectáculo. Porque son, sin más, comediantes. Titiriteros. Con cambiar de canal, o mejor aún, apagar la televisión, se termina su espectáculo.

Shalom

Cerebros Prometéicos dijo...

Waaaaa.
Es terrible, terrible :(
Los magufos nos atacan y no hay chapulín colorado que nos defienda :(

Por cierto, bastante chulo el dibujo, lo ha hecho usté? :o

Heli dijo...

¡La conspiración de los magufos! Y si, el dibujo ha sido una tentativa de introducirme en las vanguardias artísticas. :)

Ateo Militante dijo...

No es sobre magufos, pero son otros que se las traen los de la sgae

http://www.alasbarricadas.org/sgae/

2 dijo...

Para espanto (espanto de verdad, nada de magufadas), la siniestra trayectoria plagada de fiambres del verdadero Ángel de la Muerte. Si, si, todos lo teníamos por ese muchacho majo y solidario dispuesto a partirse el pecho y la Stratocaster por las causas más altruístas, pero un brillante trabajo de investigación ha terminado por desenmascararlo y poner al descubierto sus innumerables fechorías. Nada ni nadie escapa a su maligno influjo. El Mal nos acecha escondido tras sus enormes gafas amarillas ¡Ugfh!

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta