Fawlty Towers

Aquí tenemos una serie escrita e interpretada por John Cleese y su mujer Connie Booth, producida por la BBC en 1975 y en 1979. Una de tantas obras que, como dije en mi primera entrada, me habría pasado desapercibida de no haber existido Internet, ya que es una serie antigua y como todo lo bueno, demasiado breve pues sólo se hicieron doce episodios. Más tarde pensando en que el doblaje incurre en algunos anacronismos estimé que pudo ser introducida en España un par de décadas después de su estreno. Lo que pasa con esta serie es que probablemente sea la sitcom más divertida de todos los tiempos.

Fawlty Towers cuenta la historia de un matrimonio que dirige un hotel deprimente, Basil (John Cleese) y Sybil Fawlty (Prunella Scales) más sus dos empleados Polly Sherman (Connie Booth) y Manuel (Andrew Sachs). Cleese da vida a un director de hotel conservador, esnob, chovinista, hosco, desorganizado y en estado de histeria crónica que dice dominar el "español clásico" pero que se encuentra trágicamente sometido a su esposa Sybil, una mujer frívola y autoritaria. Quizá los diálogos más divertidos de la serie son sin duda los que mantiene Basil Fawlty, que cree expresarse fluidamente en español, con Manuel el camarero de Barcelona, que no acaba de entender correctamente el ingles. En la versión doblada Manuel pasa a ser Paolo, un napolitano. Mientras que en la versión original Paolo es Manuel un catalán con un acento castellano bastante cacofónico. La razón es que Manuel es Andrew Sachs, un actor alemán. Es aconsejable escucharlo en la versión original porque Sachs suena mucho más divertido en castellano.

Y no termino sin hablar del hotel, un personaje tan patético y atribulado como sus dueños, sus habitaciones son austeras y deprimentes o terriblemente kitsch en el "mejor" de los casos. Y para aumentar más este efecto todos los decorados de la serie tiemblan como si fueran de hojaldre en cuanto los actores entran en contacto con ellos. Tras las ventanas de las habitaciones hay papeles pintados algo arrugados y apenas adheridos a las paredes del escenario, que quieren parecer los verdes prados del condado de Devon. Falta de presupuesto, descuido o o genialidad, en todo caso estos detalles consiguen hacer la serie aun más memorable.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si desea mantener el anonimato mejor elegir la opción de "comentar como: nombre/URL" y utilizar cualquier nick. Recuerde que en Internet escribir sólo en letra mayúscula significa gritar.

Dibujo de Sol Daiana Murua
"Sol de marzo" de Sol Daiana Murua

Apertura sonora del blog cortesía de Violeta